Cada vez se habla más de ellos, fueron un punto candente en la cumbre de Glasgow, y son, qué duda cabe, un negocio creciente. Lo que no está claro es que sean una herramienta eficaz contra la crisis climática; al contrario, muchas voces alertan de sus consecuencias.